Datoga

Los Datoga, que viven en el barrio de los Hadzabe, construyen chozas de madera y arcilla, muelen harina, hacen recipientes y crían ganado. Un hombre que puede permitírselo se casa con varias mujeres. Un Datoga, que visité hace más de 80 años, tenía 9 mujeres de 18 años e innumerables hijos. Las mujeres tenían una relación muy amistosa entre sí, cuidaban juntas a los niños, eran muy amigables y de mente abierta y no mostraban miedo de tener contacto conmigo. Las fotos muestran al cabeza de familia con una de sus 9 mujeres que muele el grano con una piedra de frotar, las mujeres Datoga, Datoga en el tradicional juego de mesa.

Haza

Cuna de la humanidad

Según los conocimientos actuales, la cuna de la humanidad estaba en África Oriental. Nuestros antepasados eran todos africanos que se extendieron desde aquí por todo el mundo. Los hadzabe todavía viven en una etapa cultural muy temprana en el Grabenbruch de África Oriental, el hogar original de nuestros antepasados. No son ni agricultores ni ganaderos, pero, como nuestros antepasados, viven como cazadores y recolectores. Los perros viven en su asociación tribal, pero no están entrenados y no se comunican con los humanos. No saben qué decir y no reaccionan cuando se les habla. Aquí queda claro que no es el hombre quien «se ha acercado al perro», sino el perro quien se ha unido al hombre como fuente de alimento. El fuego enciende al hadzabe con un palo de madera que se asienta en el hueco de una tabla de madera y se gira rápidamente entre las manos. El calor friccional resultante enciende la hierba seca. Los hombres cazan con arco y flecha, recogen bayas y miel silvestre. No se utilizan macetas, pero los animales cazados, animales más pequeños con pelo o plumas, se ponen al fuego y se comen sin tratamiento culinario. El suministro de alimentos suele ser muy bajo, por lo que los hadzabe tienen poco más que el mínimo necesario para sobrevivir. No cavan pozos, sino que beben agua de pozos naturales. Los hadzabe no construyen chozas ni tiendas de campaña; pasan el día y la noche al aire libre, a veces bajo un saliente de roca. No tejen ropa y no procesan metal. Compran cuchillos y puntas de flecha en trueque de las forjas de Datoga, una tribu vecina. Los hadzabe no tienen una relación genética estrecha con los pueblos vecinos y su lengua es independiente, la escritura es desconocida. Su naturaleza es seria y reservada, pero amistosa. Por lo poco que tenían, siempre quisieron darme algo. Los hadzabe pueden ser vistos como un fósil viviente, una sociedad en la que nosotros, en nuestra patria ancestral, nos encontramos con nuestros antepasados primitivos. Las fotos muestran dos grupos diferentes de Hadza, en la fogata de la mañana y en la caza.

Himba

Un nivel de cultura original

Los Himba también viven en un nivel cultural muy original en el norte de Namibia, en la región de Kunene, que es el río fronterizo con Angola. Aquí siempre encontrarás pequeñas aldeas Himba escondidas en el monte. A diferencia de los Hadzabe, los Himba construyen pequeñas cabañas redondas de arcilla, estiércol de vaca y ramas. La base de la vida es la actitud de las cabras, ovejas y vacas. Dado que el país es seco como una sabana, en parte con arbustos secos, los Himba se ven obligados a llevar a su ganado en una forma de vida nómada o seminómada a pastizales cambiantes. Las vacas determinan el pensamiento y el prestigio e incluso tienen un lugar en el mito religioso y la cosmología del Himba. La importancia de la posesión de las vacas queda demostrada por los cráneos de las vacas amontonados en la tumba de un Himba, que proporcionan información sobre la reputación del difunto durante su vida. De un período de fuerte sequía, que diezmó los rebaños del Himba considerablemente, la continuidad de los animales se recuperó en gran medida hoy en día. Además de la cría de ganado, el cultivo de maíz existe en algunos lugares en modesta medida. El color rojizo de la piel del Himba es llamativo, causado por el hecho de que todo el cuerpo se frota con una mezcla de grasa y polvo rojizo. El cabello de las mujeres se trenza en trenzas que llegan hasta los hombros y se cubre con una capa de arcilla roja. Después de la boda las mujeres llevan un cuero, cuernos de vaca sugerente sombrero. La ropa de hombre consiste en una especie de falda y una gorra de cuero. Las mujeres usan taparrabos. La parte superior del cuerpo de la mujer permanece desnuda. Los collares y las cadenas de las piernas son en su mayoría de cuentas de hierro. El collar contiene cuentas de hierro y una gran concha de caracol. Hombres y mujeres se adornan con anillos en el cuello. Un hombre puede casarse con más de una mujer. Las relaciones extramatrimoniales son comunes. Los hombres tienen el principal poder de decisión, pero las mujeres soportan la carga principal del trabajo diario, como la construcción de chozas, la recolección de leña, la preparación de comidas, el cuidado de los niños, mientras que los hombres cuidan los rebaños.

Habitación

Las fotos muestran el hábitat del Himba: Kunene con cataratas de epupa, árboles en las orillas del Kunene en el lado angoleño, en el fondo la sabana seca predominante. Himba en un asentamiento en Kaokoland, al norte de Namibia.

Massai

Guerreros Temidos

Al igual que los tuareg, los massai eran temidos guerreros que atacaban caravanas y luchaban en batallas con las tribus vecinas. Sin embargo, no dependían de los militares británicos, por lo que fueron expulsados al sur de Uganda y Tanzania, sus tierras fueron robadas y colonizadas por los europeos. Sin embargo, hay zonas remotas donde los massai viven como criadores de ganado vacuno y caprino y son muy cuidadosos para preservar sus tradiciones. Con el número de cabezas de ganado aumenta la reputación de un Massai. También en esta tradición un hombre puede casarse con varias mujeres. No se obtendrá el consentimiento de la mujer. Cada mujer vive con sus hijos en su propia cabaña, de modo que las cabañas de varias mujeres de un hombre forman una pequeña aldea. La cabaña en la que se aloja el dueño de la casa se reconoce por la lanza que tiene delante. En el centro del pueblo hay una puerta circular vallada con arbustos espinosos, donde las cabras y el ganado pasan la noche para protegerse de los leones. Las mujeres reciben el trabajo pesado, como la construcción de chozas y la recolección de leña. Las cabañas están hechas de troncos y arcilla mezclados con estiércol de vaca. Las cabañas no tienen ventanas, son oscuras y con mucho humo a través de una pequeña chimenea. El sueño se realiza sobre una piel dura y seca de vaca, que se encuentra en una rejilla de madera de matorral. Los hombres se convierten en guerreros después de la circuncisión con aproximadamente 15 años, que son reconocibles por su largo pelo, que son trenzados a trenzas. Los guerreros massai cultivan su existencia guerrera y protegen sus posesiones más preciadas, el ganado. Sólo a la edad de unos 30 años dejan la casta guerrera de nuevo y luego pertenecen a los respetados ancianos. Incluso hoy en día cada Massai tradicionalmente vivo tiene una lanza y una espada. Como los conflictos bélicos ya no se toleran, algunos hombres demuestran su valor matando a un león con su lanza. Aunque la caza del león está prohibida para ellos, algunos Massai me mostraron garras de león recién liberadas y se jactan del número de leones muertos. La dieta consiste en la sangre del ganado, que a menudo se mezcla con leche. La sangre se obtiene perforando una vena del cuello de la vaca, recogiendo unos 2 litros de sangre en una calabaza y sellando la herida con arcilla y estiércol de vaca. Massai nunca se cansa de alabar el buen sabor y el valor nutritivo de la sangre fresca.

San

Los bosquimanos

Los San (bosquimanos) también viven como cazadores y recolectores. Primero desplazados por los bantúes, luego por los colonos holandeses y alemanes, la mayor población vive hoy en día en el Kalahari de Botswana y Namibia. Viviendo tradicionalmente como cazadores y recolectores, se han adaptado perfectamente a la vida en la sabana seca. Sólo grupos muy pequeños pudieron mantener su modo de vida tradicional. La vivienda tradicional se compone de ramas y chozas de césped. Los San son conocidos por su tipo de caza-ejercicio, con el que apresura la caza como corredores de fondo extremadamente perseverantes hasta que ésta se rinde exhausta. Los animales son matados con flechas, que han recubierto con veneno, que extraen de una oruga que vive en las raíces de un arbusto en particular. La foto muestra a una bailarina del San en Botswana.

Tuareg

Cuna de la cultura

Los hallazgos de herramientas de piedra todavía muy primitivas (Pebbletools), que presumiblemente fueron producidas en el Pleistoceno hace hasta 1,5 millones de años por representantes de Homo habilis, muestran que el Sahara fue colonizado muy pronto por los humanos. En algunos lugares, el Sáhara está cubierto de herramientas de piedra de diferentes épocas de la historia humana. Algunos lugares incluso dan la impresión de que las culturas de los primeros cazadores y coleccionistas acababan de abandonarlas. Las conchas de fricción de piedras pesadas y las piedras grandes con ranuras para afilar herramientas puntiagudas descartan la posibilidad de que las dejen atrás los nómadas que las atraviesan.  Los ricos, en zonas remotas, en las que los turistas normales no llegan, ni se encuentran en una situación inalterada, hacen del Sáhara un campo de visión extremadamente interesante de la historia de la humanidad. La Faustkeine representada desde el sur del Sáhara argelino probablemente se añadirá a la antigua Acheuléen hace unos 500.000 años. En esa época, los sitios, que hoy se encuentran en zonas secas del Sáhara, estaban cubiertos de vegetación y ofrecían suficiente agua potable. Pero siguieron nuevas estaciones secas, en las que el pueblo se retiró del Sáhara y períodos de vegetación, en los que el Sáhara se asentó de nuevo. Alrededor del año 13000 a.C. el Sáhara volvió a ser más húmedo, se desarrolló una nueva vegetación y una rica fauna se asentó hasta que alrededor del año 4000 a.C. comenzó un nuevo período seco. Desde el último período de vegetación numerosas pinturas rupestres de animales salvajes, como se las encuentra hoy en día en las sabanas africanas, originan representaciones de humanos y animales domésticos.

Un pueblo bereber

Desde el siglo XI, el centro del Sáhara (Argelia, Níger, Malí) está habitado por los Tuareg, un pueblo bereber desplazado de su hábitat ancestral en el sur de Libia. El idioma, el tamascheco, está relacionado con el bereber y no tiene similitud con el árabe, excepto por algunas palabras de préstamo en árabe. Llama la atención que las mujeres sean descubiertas, mientras que los hombres velan sus rostros con el llamado «Tagelmust». Las mujeres son independientes y tienen sus propios activos. Los Tuaregs se vieron obligados a convertirse al Islam, pero no conocí a ningún Tuareg que se sintiera particularmente comprometido con el Islam.

Un pueblo guerrero

Hasta el siglo pasado, los Tuaregs eran un pueblo guerrero que se caracterizaba por sus incursiones en las caravanas que pasaban. Hoy en día los Tuaregs viven como criadores de camellos y cabras. Entre 1980 y 1990, en zonas remotas y de difícil acceso del Sáhara argelino, todavía se podía encontrar a numerosas tribus Tuaregs, que vivían como nómadas o seminómadas de forma totalmente tradicional, que no conocían ni los relojes, ni la radio, ni los coches. Esto los hizo particularmente adecuados para estudios culturales comparativos.

Las imágenes muestran las primeras cuñas del Acheuléen, un pesado cuenco de fricción del sur del Sáhara y un dibujo de una roca de un período húmedo hace más de cuatro mil años. Imágenes del entorno de vida de los Tuaregs en Tassili, Hoggar y los desiertos arenosos del sur de Argelia, así como de los Tuaregs en zonas remotas que han conservado su forma de vida tradicional.

Dislexia

La lectura: una actividad compleja

La lectura es una actividad compleja que involucra diferentes funciones cerebrales. La interrupción de cualquiera de estas funciones cerebrales puede causar un trastorno en la lectura. Lo que generalmente se conoce como “dislexia” es un resumen de los trastornos de la lectura, atribuibles a varias causas.
Tan diversas como son las causas de un trastorno de la lectura, tan diversos deben ser los procedimientos terapéuticos dirigidos a estas causas.

Para poder leer un texto con fluidez, los ojos deben estar dirigidos a una posición específica dentro de una palabra para intervalos de tiempo calculados con precisión. Durante estos intervalos de tiempo se debe determinar el tamaño del segmento de la palabra o de la palabra a leer, la palabra o el segmento de la palabra en cuestión se debe ver “en conjunto” y se debe recuperar de la memoria la secuencia sonora correspondiente y el significado de las palabras individuales y de las secuencias de palabras. Al mismo tiempo, se deben programar el momento y el objetivo del siguiente salto ocular. Durante el salto ocular, las funciones visuales deben ser suprimidas y deben recuperarse completamente después del salto ocular.

Para que estas funciones se desarrollen correctamente, se requiere la compleja interacción de numerosas áreas del cerebro. Estos incluyen estructuras del sistema visual, estructuras que controlan la atención visual, estructuras cerebrales que producen varias funciones de memoria y múltiples áreas del cerebro que programan y ejecutan los movimientos oculares. Cada una de estas estructuras del cerebro puede ser perturbada en su función. El resultado es un trastorno de la lectura, cuya causa, sin embargo, no es fácilmente reconocible.

Diagnóstico

En un proyecto de investigación se examinó a niños con trastornos de la lectura de diferentes causas y se desarrolló un programa de diagnóstico y terapia asistido por ordenador. El software contiene tanto programas para diagnosticar las causas de los trastornos de la lectura, como programas para la eliminación terapéutica dirigida, o la elusión de estas causas. Por ejemplo, las letras, combinaciones de letras, segmentos de palabras, palabras y textos se muestran en el monitor bajo tales condiciones de prueba, que revelan la causa de la debilidad en la lectura y las reacciones de los lectores son medidas por la computadora. Los textos de las prácticas que se muestran mediante un sistema de reproducción, se adaptan al tipo y gravedad del trastorno de la lectura y se procesan de tal forma, que se puedan controlar los parámetros críticos para la lectura. Para ello se seleccionaron textos atractivos para niños del primer curso escolar. Se desarrollan textos especiales para lectores mayores. Un programa integrado de estadísticas permite a los terapeutas, maestros y padres de familia hacer un seguimiento del desarrollo del rendimiento de la lectura y documentar el progreso de cada lectura.

Terapia

La parte de terapia contiene prácticas especiales para mejorar (1) la capacidad de reconocer letras, (2) la capacidad de percibir y reconocer simultáneamente secuencias de letras (palabras y segmentos de palabras) (3) la recuperación de las secuencias sonoras pertenecientes a palabras y segmentos de palabras, (4) aumentar el campo de atención y reducir la interferencia de los segmentos de texto con el reconocimiento de otras palabras o segmentos de palabras, (5) mejorar el control de la longitud de las fases de fijación, y (6) mejorar el tamaño, la meta y la coordinación temporal de los saltos de ojo durante la lectura. El programa evalúa automáticamente el rendimiento de los lectores en las pruebas y ejercicios realizados y proporciona información sobre el nivel de rendimiento alcanzado en cada caso.

Eficacia

Un estudio mostró, que en el caso de ciertos trastornos de la lectura, en aproximadamente la mitad de los niños la tasa de error se disminuyó en un 72% en media hora, si recibían formación específica utilizando el método de aprendizaje de lectura celeco, en el que se controlaban los parámetros críticos para la lectura. Sin embargo, un grupo de control que sólo practicaba la lectura de textos no pudo mejorar su desempeño en el mismo período (Werth 2001).

Las diferentes causas que pueden causar un trastorno de la lectura (dislexia), las posibilidades de reconocerlas por medios diagnósticos adecuados y los métodos terapéuticos probados con éxito se describen en:

Werth R.

Legasthenie und andere Lesestörungen
(Dislexia y otros trastornos de la lectura)

Cómo reconocerlos y corregirlos
Verlag C.H. Beck
Múnich

3ª edición 2007

Ensayos seleccionados

Las definiciones generales de los términos para los artículos en el área temática «Dislexia» se encuentran aquí en formato PDF (en).

  • Werth R: (en)
    Rapid improvement of reading performance in children with dyslexia by altering the reading strategy: a novel approach to diagnoses and therapy of reading deficiencies. Restor Neurol Neurosci, vol. 36, no. 6, pp. 679-691, 2018.
    Mejora rápida del rendimiento en la lectura en niños con dislexia mediante la alteración de la estrategia de lectura: un enfoque novedoso para el diagnóstico y la terapia de las deficiencias en la lectura. Restor Neurol Neurosci, vol. 36, no. 6, pp. 679-691, 2018.
  • Werth R: (en)
    Islam in Western Society. In: M. Krienke, E. Kuhn (eds.), Two Indispensable Topoi of Interreligious Dialogue.
    El Islam en la Sociedad Occidental. En: M. Krienke, E. Kuhn (eds.), Los topoi indispensables del diálogo interreligioso.
    Tene Quod Bene, Vienna 2017, pp. 197-214.
  • Werth R: (de)
    Willensfreiheit, Schuld und Sühne – Neuropsychologische und wissenschaftstheoretische Aspekte.
    Libertad de voluntad, culpa y expiación – aspectos neuropsicológicos y científico-teóricos.
    In: Karimi M, Dziri A (Hrsg.), Freiheit im Angesicht Gottes. Kalam, Freiburg 2015, pp. 34-57.
  • Werth R: (de)
    Der freie Wille ist beweisbar.
    El libre albedrío es demostrable.
    In: Rodenstock R (Hrsg.), Willensfreiheit ist zwecklos. RHI, München 2015, pp. 71-99
  • Werth R: (en)
    Explaining altered cerebral functioning following cerebral damage.
     Explicación de la alteración del funcionamiento cerebral después del daño cerebral.
    Cortex. 2014; 56:26-9.
  • Werth R: (en)
    Cerebral blindness and plasticity of the visual system in children. A review of visual capacities in patients with occipital lesions, hemispherectomy or hydranencephaly.
    Ceguera cerebral y plasticidad del sistema visual en niños. Una revisión de las capacidades visuales en pacientes con lesiones occipitales, hemisferectomía o hidranencefalia.
    Restor Neurol Neurosci 26 (2008), 377-389.
  • Werth R: (en)
    Residual visual functions after loss of both cerebral hemispheres in infancy.
    Funciones visuales residuales después de la pérdida de ambos hemisferios cerebrales en la infancia.
    Invest Ophthalmol Vis Sci 48 (2007), 3098-3106.
  • Werth R: (en)
    Visual functions without the occipital lobe or after cerebral hemispherectomy in infancy.
    Funciones visuales sin el lóbulo occipital o después de una hemisferectomía cerebral en la infancia.
    European Journal of Neuroscience 24 (2006), 2932-2944.
  • Werth R, Schaedler G: (en)
    Visual field loss in children and mentally handicapped adolescents receiving vigabatrin.
     Pérdida del campo visual en niños y adolescentes con discapacidad mental que reciben vigabatrina.
    Invest Ophthalmol Vis Sci 47 (2006), 3028-3035.
  • Werth R: (de)
    Therapie von Lesestörungen durch Erkennen und Beheben der Ursachen .
    Terapia de los trastornos de la lectura mediante la identificación y corrección de las causas.
    Ergotherapie und Rehabilitation 9 (2006b) 6-10.
  • Werth R, Seelos K: (en)
    Restitution of visual functions in cerebrally blind children.
    Restitución de las funciones visuales en niños con ceguera cerebral. Neuropsychologia 43 (2005), 2011-2023.
  • Werth R, Moehrenschlager M: (en)
    The development of visual functions in cerebrally blind children during a systematic visual field training.
    El desarrollo de las funciones visuales en niños con ceguera cerebral durante un entrenamiento sistemático del campo visual.
    Restor Neurol Neurosci 15 (1999), 229-241.
  • Werth R, Steinbach Th: (en)
    Symptoms of prosopagnosia in intoxicated subjects.
    Síntomas de prosopagnosia en personas intoxicadas.
    Perceptual and Motor Skills 71 (1991), 399-412.
  • Werth R: (en)
    The influence of culture and environment on the perception of time.
    La influencia de la cultura y el medio ambiente en la percepción del tiempo.
    International Journal of Psychophysiology 7 (1989), 436-437.
  • Werth R, Pöppel E: (en)
    Pseudoneglect: Compression and lateral shift of mental coordinate sys -tems in a line bisection task.
    Pseudoneglect: Compresión y desplazamiento lateral de los sistemas de coordenadas mentales en una tarea de bisección de líneas.
    Neuropsychologia 26 (1988), 741-747.
  • Zihl J, Werth R: (en)
    Contributions to the study of „blindsight“: I. Can stray light account for saccadic localization ability in patients with postgeniculate visual field defects?
    Contribuciones al estudio de la «visión ciega»: I. ¿Puede la luz dispersa explicar la capacidad de localización sacádica en pacientes con defectos del campo visual postgeniculado?
    Neuropsychologia 22 (1984), 1-11.
  • Zihl J, Werth R: (en)
    Contributions to the study of „blindsight“: II. The role of specific practice for saccadic localization performance in patients with postgeniculate visual field defects.
    Contribuciones al estudio de la «visión ciega»: II. El papel de la práctica específica para la localización sacádica en pacientes con defectos del campo visual postgeniculado.
    Neuropsychologia 22 (1984), 13-22.

(de) en alemán
(en) en inglés

No existen traducciones al español.